Las propiedades de las piscinas de agua salada para tu piel

Las piscinas tienen ese “algo” especial que te hacen desear engullirte en ellas tan solo con verlas, incluso aunque la temperatura no acompañe demasiado. Son una especie de imán para el ser humano, quizás porque al entrar en ellas nuestro cuerpo pesa menos, y nuestros problemas también.

Sin embargo, no todas las piscinas son iguales ni aportan los mismos beneficios para tu cuerpo. Está demostrado que las piscinas de agua salada cuentan con una serie de propiedades que te benefician no sólo para tu piel, sino también para tu cabello.

¡Bye, bye piel seca!

Las piscinas de agua salada poseen un tratamiento mucho más suave para la piel que el cloro, por lo que no reseca la piel. Tampoco deja la sensación de salitre, como sucede al salir del mar, puesto que la concentración de sal no es tan grande.

Apta para alérgic@s

En verano, es común sufrir alergias o reacciones a los productos químicos de las piscinas, como el cloro o el bromo, debido a que son agentes químicos agresivos. Las piscinas de agua salada, en cambio, no producen reacciones alérgicas, puesto que se trata de una forma mucho más natural.

Mejora la dermatitis atópica

Las piscinas de agua salada suelen ser recomendadas por los médicos para los pacientes con dermatitis atópica, puesto que, debido a la ausencia de cloro, no reseca ni daña la piel.

No irrita los ojos

A todos nos encanta zambullirnos en el agua, bucear y sentir como el agua guía cada hebra de nuestro cabello. Si lo has hecho, habrás sufrido las consecuencias del cloro en tus ojos y sabrás de lo que estamos hablando. Esto no sucede con las piscinas de agua salada debido a la ausencia de químicos. ¡Otro punto a favor!

Mima tu cabello

Si acostumbras a bañarte en piscinas con cloro habrás notado que tu pelo tiende a resecarse y a perder coloración. El agua salada tiene un efecto mucho menos nocivo para el cabello, evitando dañarlo y manteniendo su suavidad y su color.

Otras razones que hacen que el agua salada nos tenga in love es que se ve mucho más clara que una piscina de agua dulce, luce más turquesa y, además, al nadar sobre ellas sientes que flotas, ¿lo has notado?

Si quieres sentirte como pez en el agua y beneficiarte de todas las propiedades del agua salada no puedes venir a Nature Suites sin darte un buen chapuzón en nuestra piscina de agua salada. ¡Corre, que el verano se acaba!